Precio especial únicamente para nuevas afiliaciones web.

El Bazo

CALAMBRE Y DOLOR CAUSADO POR LA RESPIRACIÓN

El Bazo

Hay un tema clave en el entrenamiento, y es el dolor abdominal transitorio relacionado con el ejercicio, más familiarmente conocido como “bazo”, es una sensación que casi todos hemos tenido alguna vez en nuestra vida y que causa una molestia muy grande. 

 

Se trata de ese dolor punzante en la zona abdominal, generalmente lateral, que aparece durante la ejecución de ejercicios repetitivos del torso –“traslación vertical”- y brazos: como es el caso del trote y la equitación, entre otros. 

 

Es un dolor tipo calambre muscular o “tirantez”, que se puede presentar con una intensidad desde leve hasta severa, normalmente benigno, pero que en muchos casos nos lleva a suspender la actividad deportiva alterando los resultados esperados. En algunos casos puede irradiarse hacia el hombro. 

 

Se ha dicho que se trata de un problema en la forma de respirar, que afectaría la oxigenación en músculos intercostales y diafragma, también, que se origina en órganos como el bazo y el hígado ante la demanda extra del cuerpo por sangre oxigenada durante el ejercicio. Por otro lado, se ha relacionado con el impacto propio de la carrera sobre los órganos abdominales y con el hecho de haber comido cerca de la actividad. Incluso se ha encontrado que las personas con una cifosis aumentada, tienen una tendencia mayor a padecerlo. 

 

Lo cierto es que no hay aún una respuesta definitiva que explique el origen del “bazo” en corredores y otras actividades físicas lo que nos haría pensar en varias causas. Teniendo en cuenta las diferentes teorías, presento a continuación algunas recomendaciones para evitarlo:

 

1. Estar bien preparado para realizar la actividad: correr no sólo se trata de condición cardiovascular sino también de tener musculatura acondicionada para realizar la acción y para tolerar el impacto: ojo con la musculatura central -Core-.
2. Evitar la ingesta de alimentos 1-2 horas antes de realizar el ejercicio.
3. Ingerir líquidos bajos o nulos en carbohidratos y de manera controlada, antes y durante la actividad.
4. Realizar un correcto calentamiento y al iniciar la actividad, aumentar progresivamente la intensidad: no hacerlo súbitamente.

 

Si se presenta el dolor, ayuda a reducirlo disminuir la intensidad de la actividad, movilizar el tronco: realizar estiramientos especialmente laterales del tronco y modificar el patrón respiratorio.

 

Referencias consultadas:
Ayán Pérez, C. Dolor abdominal transitorio vinculado al ejercicio: causas y soluciones Revista Andaluza de Medicina del Deporte, vol. 3, núm. 3, septiembre, 2010, pp. 103-109 Centro Andaluz de Medicina del Deporte Sevilla, España.

 

FT. Mónica Suárez
Especialista en ejercicio físico y coordinadora académica de Studia
Studia es el Instituto de formación de Bodytech.

 

Para aprender más sobre este y otros temas relacionados con el entrenamiento físico, estudia y prepárate con nuestro instituto. Ingresa aquí.

Otras noticias

Un Banquete De Clases Grupales

Fisioterapia

Chips De Batata Al Horno

Vive una experiencia BODYTECH

Entrena con nosotros y conoce nuestras instalaciones y programas de entrenamiento.

Entreta gratis
Scroll para ver la siguiente noticia