🔥Afíliate ya con la 🔥GRAN PROMO MES DE LAS MADRES Y RECIBE BONO REGALO PARA MAMÁ

¿Qué pasa en el cerebro cuando te ejercitas?

Aquí te contamos lo que sucede en nuestra cabeza al entrenar.

¿Qué pasa en el cerebro cuando te ejercitas?

El cerebro es una máquina fascinante. Cuando te ejercitas, los cambios químicos y morfológicos en su estructura son evidentes. Gracias a la neurociencia ya podemos entender qué le pasa al cerebro con el ejercicio, de qué manera levantar pesas, trotar o correr cambian este órgano.

Según un estudio de Terry McMorris y Beverley J. Hale, miembros del Departamento de Deportes y Ciencias del Ejercicio de la Universidad de Chichester, West Sussex, existe un umbral fisiológico y bioquímico inducido por el ejercicio que desencadena una optimización en el funcionamiento cognitivo. [1] 

Es decir, cuando hacemos ejercicio nuestro cuerpo libera catecolaminas (adrenalina, norepinefrina y dopamina) y ácido láctico. Estás sustancias trabajan juntas para aumentar la respuesta cognitiva del cerebro en situaciones de estrés muscular.

Cuando el estrés es bajo, el rendimiento cognitivo es directamente proporcional, pero cuando sube moderadamente, los receptores adrenérgicos (complejo molecular encargado de recibir las señales de adrenalina y noradrenalina) se activan y las funciones neuronales se optimizan.

Además, los cambios perduran durante un tiempo. Cuando liberamos hormonas como la testosterona, el cortisol o las endorfinas en general, el estado de relajación puede durar varias horas dependiendo de qué tan duro fue el entrenamiento.[2] 

Estos efectos, los cuales reducen el estrés, la ansiedad y logran relajar el cuerpo en un plano general, se vuelven más frecuentes a medida que haces más ejercicio.

Cuando practicas deportes o ejercicios que hacen que tengas que pensar en la postura, la respiración o que tengas que tomar decisiones, estos mismos hacen que aumenten los niveles de concentración en el cerebro. Este efecto, así como la electroestimulación muscular, perdura hasta por dos días.

También, la neuroplasticidad, que hace referencia a la capacidad del sistema nervioso de adaptar su estructura y funcionamiento según lo que estés experimentando en tu vida, se activa cuando haces ejercicio. Aprender nuevas rutinas, posturas y ejercicios estimula tu cerebro de tal manera que las estructuras neuronales se modifican conforme aprendes.

De igual manera, el ejercicio favorece la neurogénesis, el proceso en el que se crean nuevas neuronas y células gliales que optimizan la capacidad de respuesta cerebral.

¿Has escuchado hablar de las neuronas espejo? Se trata de aquellas que activan el instinto de imitación, algo que sucede cada vez que ves a alguien (ya sea tu compañero de práctica o entrenador) hacer un ejercicio, en este instante tu cerebro logra reproducir fielmente el ejercicio que te han explicado previamente.

Al mismo tiempo, el sistema límbico es capaz de interferir dentro de la coordinación y la respuesta motora del cuerpo en determinadas situaciones en las que estás compitiendo. En resumen: no es lo mismo ejercitarte solo a medirse con un compañero. Tu desempeño depende, no solo del entorno, sino de tu mente.

Comentarios (0)

Escribe un comentario

Otras noticias

Bienvenido Bodytech Plaza Central

Rutina: cómo tener brazos de acero

El Bazo

Vive una experiencia BODYTECH

Entrena con nosotros y conoce nuestras instalaciones y programas de entrenamiento.

Entrena gratis
Scroll para ver la siguiente noticia