Luke Guldan en Colombia

Luke Guldan en Colombia

El especialista en fitness revolucionó a los afiliados de BODYTECH.

En pareja es mejor

En pareja es mejor

En este mes del amor y la amistad queremos resaltar todos los beneficios que trae entrenar con una buena compañía.

Sexercise: quema calorías en pareja

Sexercise: quema calorías en pareja

Levanten la mano los que disfrutan de un buen ‘polvo’. Además de la sensación orgásmica y tranquilizante de meterte bajo las sábanas con tu pareja, ¿Sabías que el sexo quema calorías y que cuenta como actividad física? Aquí los detalles.

Dile adiós a los dulces

Dile adiós a los dulces

¡Bienvenido al reto Fit! Esta semana te daremos varios tips para que —por fin— comas menos dulces. ¡Ponte las pilas!

El papel del complejo B en tu salud

El papel del complejo B en tu salud

Los oligoelementos nos ayudan en la regulación y balance de ciertas funciones vitales que intervienen en los procesos respiratorios, digestivos, neurovegetativos, musculares, en las funciones metabólicas, entre otras.

Salud

FAQ: ¿puedo hacer ejercicio si tengo una hernia?

Las hernias —de varios tipos, pero especialmente las discales— suelen ser una de las causas más frecuentes por las cuales las personas se cohíben a la hora de realizar actividad física. Aquí te contamos por qué esto no es un impedimento, al contrario: el ejercicio es un aliado fundamental para mantener todos tus músculos en forma.

Por: Catalina Sánchez Montoya

Si hay un tema que causa confusión en el imaginario de las personas, cuando se trata de condiciones médicas y ejercicio, es el de las hernias. ¿Qué son? ¿De qué tipos hay? ¿Cuál es su tratamiento? ¿Se puede o no hacer ejercicio cuando se tiene una hernia? En Fit By Bodytech, decidimos resolver algunas de estas preguntas frecuentes, haciendo mayor énfasis en las hernias discales, que son las que causan fuertes dolores de espalda y problemas de movilidad.

¿Qué es una hernia?

Esta se genera cuando hay un punto débil en medio de una pared de músculos que está apretada. Se crea una abertura, a través de la cual se desplaza algún órgano o tejido, originando una especie de burbuja y/o protuberancia. Cuando se forma dicho bulto, podríamos decir que es cuando se materializa el miedo de todas las mamás: “el muchacho está herniado”. Normalmente, esto ocurre porque se realiza un sobreesfuerzo de algún tipo: desde cargar un objeto pesado, pasando por estreñimiento, diarrea, obesidad, hasta estornudar o toser.

Hay varios tipos de hernias, a continuación, las más comunes:

• Inguinal: se produce cuando una porción del intestino llega hasta el canal inguinal; es más común en los hombres y se reconoce, usualmente, porque aparece un bulto en la ingle.
• Hiatal: se encuentra en la parte superior del estómago, empujando la pared abdominal hacia el tórax. Puede causar acidez y reflujo.
• Umbilical: se da alrededor del ombligo, cuando el músculo que lo rodea no se cierra completamente después del nacimiento, sin embargo, los síntomas pueden aparecer en la edad adulta.
• Quirúrgica: después de una cirugía, puede generarse una hernia a raíz de la debilidad muscular que queda en la zona de la incisión y/o cicatriz.
• Discal: se da cuando una parte del disco intervertebral (de la columna) se desplaza hacia la raíz nerviosa, ocasionando presión, dolor, hormigueo e incluso trastornos motores y pérdida de la sensibilidad.

¿Existen ejercicios que pueden generar una hernia?

Sí. En principio, todos los ejercicios mal ejecutados, con pesos inadecuados son susceptibles de ocasionar una hernia. En el caso de la hernia discal, aquellos que exigen flexión del tronco o de la columna con mucha carga y altas repeticiones como los abdominales tradicionales, ejercicios con rotación exagerada de la columna y ejercicios con exceso de carga sobre la espalda son algunos que hay que realizar con cuidado y asesoría para evitar una lesión. Eso sí, puntualiza el doctor Felipe Daza, director médico de Bodytech Sports Medicine, no hay un movimiento puntual que vaya a afectar el disco; este se rompe progresivamente, a raíz de la falta de fuerza y estabilidad muscular.

¿Cómo se tratan las hernias discales?

Generalmente, se requerirá de una cirugía o de un protocolo médico que apunte a evitar que se dañe más el disco. El ejercicio es fundamental para quitar la carga articular excesiva.

¿Se puede hacer ejercicio si se tiene una hernia?

Es importante aclarar que cada caso es distinto, por ende, una misma recomendación no es aplicable para todo el mundo. Desde luego, aclara el doctor Daza, hay que evaluar primero el tipo de hernia y el nivel de sintomatología para determinar cuál es el paso a seguir. En el caso de la hernia discal lumbar, lo más importante es tratar el dolor con medicamentos y fisioterapia y, posteriormente, empezar a trabajar con un plan de ejercicios. La actividad física es fundamental: mejora el balance, la estabilidad y la fuerza de los músculos que rodean la columna, lo cual ayuda también a disminuir y/o prevenir el dolor, a mejorar la movilidad y la funcionalidad.

¿Qué tipo de actividad física se recomienda?

Ibeth Carvajal, fisioterapeuta especialista en acondicionamiento físico de Bodytech, nos dice que: 

• Se deben priorizar los ejercicios que aumenten la activación de los abdominales, glúteos y los músculos extensores de la columna.
• Hay que evitar los abdominales tradicionales como las flexiones o crunches que aumentan la presión de los discos intervertebrales, lo cual puede llegar a empeorar una hernia discal.
• No se recomienda realizar ejercicios con cargas directas sobre la espalda.

¿Se pueden prevenir las hernias?

Las hernias discales lumbares se generan, fundamentalmente, por un problema biomecánico, por el balance inadecuado de los músculos, lo cual hace que la columna termine asumiendo más cargas de las que puede tolerar. Para evitar este tipo de lesión, hay que tener músculos fuertes, porque cada movimiento puede evitar la ruptura de los discos: desde sentarse, hasta caminar o trotar, en la posición adecuada.

Para tener en cuenta...

• Para el doctor Daza, el consejo más valioso para prevenir una hernia es entrenarse, antes de empezar a realizar cualquier tipo de esfuerzo físico. “La protección lumbar es esencial y los cinturones no sirven mucho, lo que necesitamos es una faja muscular interna”.

• Opta por las planchas y los puentes, apunta Carvajal, porque ahí los abdominales y los glúteos trabajan mucho sin exponer la espalda a movimientos repetitivos. Concéntrate en la respiración para garantizar una exhalación efectiva, que aumente la activación de los músculos abdominales.

• Realiza progresivamente abdominales y ejercicios de fortalecimiento de la espalda, pero con ángulos cortos de movimiento para evitar presiones innecesarias.

• En los ejercicios de fuerza, aumenta de manera controlada las cargas, vigilando que siempre mantengas una postura estable.

• Para los otros tipos de hernias, los ejercicios de fortalecimiento muscular progresivo y los hipopresivos son de gran ayuda para mantener la pared abdominal fuerte y estable.

Comentarios (0)

Escribe un comentario
Scroll para ver la siguiente noticia